“No abras tu boca a cualquier precio”

La campaña “no abras tu boca a cualquier precio” ha sido lanzada por el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la Región (COEM) con el objetivo de luchar contra determinadas prácticas de publicidad engañosa que pueden suponer un perjuicio para los pacientes e incluso un riesgo para la salud. Además, a través de esta iniciativa el Colegio trata de incidir en la importancia de acudir a un dentista de confianza y fomentar una salud bucodental de calidad.

1.- NO AL INTRUSISMO: ¿Sabes quién toca tu boca? Sólo el dentista está cualificado para diagnosticar y aplicar el tratamiento adecuado.

En Odontología existe el intrusismo profesional, es decir, los que ejercen como dentistas sin serlo. No están cualificados ni tienen la formación adecuada para tratar un problema bucodental. Por eso queremos recordar que la colegiación entre los dentistas es obligatoria y es una forma de garantizar que el profesional cumple con la titulación y requisitos legales para ejercer. Si un paciente solicita el número de colegiado del dentista, este tiene la obligación de dárselo. En la Comunidad de Madrid el número de casos de intrusismo profesional detectados se ha doblado en 2013 con respecto a los denunciados en el 2012. Desde el COEM realizamos un importante esfuerzo para combatir esta situación.

2.NO A LA BAJA CALIDAD: En salud, lo barato sale caro. Los precios excesivamente bajos pueden no garantizar una calidad mínima del tratamiento.

Especialmente en la situación de crisis en la que nos encontramos recomendamos prestar especial atención a los tratamientos que se ofertan con un precio excesivamente bajo, porque es posible que se estén realizando con materiales de mala calidad o incluso que supongan un riesgo para la salud. Los materiales que se utilizan en Odontología son tecnológicamente muy avanzados y específicos y requieren de la calidad y durabilidad adecuada, en definitiva, está en juego la boca y por tanto la salud de los pacientes.

3.NO A LA PUBLICIDAD ENGAÑOSA: Exige precio “sin trucos”. Pide siempre el precio completo de tu tratamiento, sin trucos ni servicios extras.

En ocasiones, y fomentado también por la situación actual, se producen casos de publicidad engañosa con respecto al precio y al tratamiento. Hay veces en las que se acude con el objetivo de tratar un aspecto concreto con un problema determinado (ej. una caries) y finalmente el paciente acaba haciéndose otros tratamientos, en ocasiones innecesarios, y pagando mucho más dinero del que estaba previsto inicialmente. Desde el Colegio queremos insistir en que sea un dentista y no un comercial el que diagnostique al paciente y le explique el tratamiento que requiere y las pruebas o materiales necesarios para llevarlo a cabo y la duración estimada.